jueves, 24 de diciembre de 2015

Cunde la Palabra de Dios

En Sueño Profético decían:

El espíritu del mal –nombre conocido por demonio– no puede con esta Fuerza que Dios manda al Instrumento, ni con aquel que quiera servir como a Dios Hombre Le sirvieron.

Esta Fuerza arrolladora pasa el cargo y el dinero, que tanto daño hacen cuando no se emplean para lo bueno, cuando quieren destruir Palabras y Mandamientos que un solo Dios dijo y hoy lo sigue diciendo.

¿Ha pensado algún hombre lo que sería decir: “Dios me dice: di que Me ves. Cunde mi Existencia por donde haya suelo, donde allí haya hombres”?

Estas Palabras no puede decirlas el que no reciba el Mando. Porque a las preguntas, ¿qué contestaría? Sin ser copia de los Evangelios, sería un fracaso, y sería tratado como un demente que quisiera secar el mar y ocultar la noche.

Dijo uno:

Aquí darán silencio mientras puedan. Pero no pueden dar el escándalo que muchos quisieran, diciendo: “Esto no es verdad”.   

Los que más lo entienden y lo niegan, más lejos de Dios están y más sucias llevan las cuentas.

Desperté, oí:

No callar, cundir
y presentar pruebas,
puede robar a muchos el sueño.

Ahí roban el sueño.
Aquí mandan glorias.

Cundir la Palabra de Dios,
no hay mejor pregonero.

Y llevar los Mensajes de Dios,
guárdate las palabras:
“yo amo al Cielo”.

No dejes de echar la semilla
donde valoren el terreno.

Que si semilla no sale,
ya el Mando irá del Cielo.

O verán el tallo grande,
o quedará estéril el terreno. 


***

Libro 19 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo III - C7