sábado, 19 de diciembre de 2015

Vive teniendo a Dios

En Sueño Profético decían:

Aprende más a hacer el bien el que no quiere ser malo. Hay quien no quiere ser malo pero no busca al que es bueno, lo bueno es la vivienda de tu buen comportamiento. El que el bien va pregonando a ti te puede ir enseñando, por eso Dios siempre manda que publiquen sus Palabras, que el que las oiga y aprenda a practicarlas le verán algo que de esta Gloria le mandan.

Dijo uno:

Es distinto vivir teniendo a Dios en olvido que vivir sintiendo, en todo lo que hagas, que Dios va contigo. El que sienta este sentir nada le dará la alegría que supere a este vivir, todo le será aburrido, nada le hará feliz.

El hombre ha probado, muchas veces, a vivir dejando a Dios como Instrumento que pertenece al pasado y que ya practicar la Palabra de Dios no es rentable a la cultura del hombre. Esto lo dicen en la Gloria para que ahí quede escrito:

     - A más quiera el hombre prescindir de la Presencia de Dios más destrucción verá en el Mundo de materia, mas cansancio vivirá, más sombras negras le harán que la claridad no vea. Querrá siempre responder con mal por el mal que a él le hicieran.

Esto es vivir sin Dios, porque ya Dios no se lleva.

Desperté, oí:

Pide a Dios que te veas muerto antes de a Dios dar desprecio.

Córtate tus brazos antes de que a Dios dejes de Amarlo.

Si tu lengua ofende a Dios pide que mudo te vean.

Pues sin nada de tu cuerpo Dios te da la Gloria de premio.

No quieras vivir sin Dios por adelanto que ponga el que la Gloria perdió, que siempre salen adelantos del que va en contra de Dios.

Y el adelanto les sirve para dar la destrucción a los mismos inventores cuando quieran inventar el vivir sin Dios.

Da tristeza el pensar que no quieran a Dios los hombres.

Los que tenían que enseñar, antes que nada, su Nombre:

Dios Espíritu, Dios en Carne, Dios Poderoso y Único.

Dios Hijo, antes Dios Padre y Dueño de los dos Mundos.

Ahí te deja en libertad y Aquí tiene que juzgarte.


***

Libro 65 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo V