martes, 30 de agosto de 2016

El que quiere este Amor de Dios, lo busca

En Sueño Profético vi un salón con unos cuantos escalones enfrente de la entrada. Subió uno a la plataforma y dijo:

Aquí se reúnen los gentiles para hablar de sus proyectos. Contaré lo que un día ocurrió delante de mi presencia:

Estábamos con el Maestro en el Cenáculo y llegó un tal Daniel, pariente de Isabel, la prima de la Virgen Madre de Dios Hijo, y le dijo:

   –Maestro, vengo en el nombre de unos gentiles. Me mandan porque quieren hacerte unas preguntas y oír tus respuestas. Me esperan para que les diga si acudirás a su cita.

Quedó el Maestro un poco dolorido y contestó a Daniel:

   –Daniel, estas Palabras no van por ti, son para que tú las repitas en mi Nombre. Diles que mi Padre me ha mandado para que predique sus Leyes, y el que me ame, me busque. Yo seré como el más humilde, pero cuando me amen. Al citarme y no venir el gentil, ya no me ama y Yo no acudo a su cita. Si él me ama, viene en mi busca y Yo me voy con él.

Desperté, oí:

El Maestro era para todos por ser Dios.

Él sí podía elegir y citar.

Él elegía, pero no citaba; Él mandaba a sus Discípulos en su Nombre que fueran caminando y diciendo sus Palabras, mientras Él iba por caminos distintos.

Él no mandaba a los Discípulos quedando Él de Rey, Él caminaba y avanzaba más que ninguno.

Procuraba el descanso y la comida antes para ellos que para Él.

No atender a sus Discípulos era maltratarlo a Él.

Dios, al que lo amaba, Él iba sin que lo citaran.

Dios da Amor, y el que quiere este Amor, lo busca.

Lo busca y lo encuentra, porque Dios siempre está esperando.


***

Libro 3 - La Palabra del Creador - Tomo I - C7