viernes, 5 de agosto de 2016

Soy Domingo de Guzmán

En Sueño Profético hablaban de la Publicación.

Decía Domingo:

¡Cuánta Libertad da Dios ahí! ¡Qué falta de Amor a este Dios el hombre tiene! ¡Qué poco piensa en el final, y que al mismo Dios tiene que decirle la verdad cuando este momento llegue, momento que no sabrá el que el momento le llegue!

El hombre no ha publicado porque le ha faltado amar. Dios siempre tuvo y tendrá su Palabra flotando hacia el hombre. Dios no puede consentir que ningún hombre diga: “Dios me habla para enseñar”, y la Enseñanza no sea dicha y explicada por esta misma Gloria, donde Dios Padre con sus Ángeles y Santos explica su Existencia. Si el hombre tuviera ansias de este Saber, el hombre no habría estado frenando esta Publicación. Este freno hubiera sido por el Lugar que recibe la Palabra –por querer cada hombre publicar a su manera–, empujado por el Fuego Divino.

El que en Dios cree, no le teme al hombre, porque el sufrir sin Dios supera a todo el sufrir que le pueda dar el hombre. El sufrir sin Dios es un sufrir sin apoyo y con disculpa ruin.

Yo soy Domingo de Guzmán y dicto para que escriban ahí, que el hombre no ha publicado por falta de Amor Aquí. Los defensores de Dios, que estudien frase por frase lo que le dicta este Dios.

Otra vez digo mi nombre: “Soy Domingo de Guzmán”. Otra vez repito lo que Dios ha dicho, que lo dictó otro espíritu: “Para tener obediencia, tienes que amar a este Dios o temor a Vida Eterna”.

Soy Domingo de Guzmán, que en esta Vida contempla al que cuando estuve ahí, sólo Le guardé obediencia.

Desperté, oí:

No es Domingo el que pide
que se publique el Mensaje.

Es el que manda a Domingo
que de esta Gloria hable.

Esa vida pronto pasa,
y el empiezo, empieza Aquí.

No hay Amor más demostrado
que a Dios le digas que Sí.

Este “Sí” con la obediencia
de la creencia de Aquí.

Este Mensaje es para todos,
bien claro lo dice aquí:
tienes que amar a este Dios
y pensar venir Aquí.

Soy Domingo de Guzmán,
otra vez lo dice aquí.


***

Libro 8 - Dios No Quiere, Permite - Tomo I - C2