jueves, 21 de junio de 2012

Caldero hirviendo

En Sueño Profético me explicaban de la ignorancia del hombre al querer contradecir a quien Dios coge de Portavoz para que hable la Voluntad de Dios:

Esta Voluntad es transmitida por quien Él elige. Aquí, el hombre, cada intento de revocar esto, más separación de Dios. La mayoría desmienten sin conocerla. Otros adoran a Dios y se horrorizan de su Aparición, haciéndole esta interrogación: “¿No te da miedo?”. Y ya, los que creen que tienen la Gloria ganada, la insultan.

Desperté, oí:

Si amas a Dios, no interrumpas la Voz de Dios.

La Publicación es necesaria.

Éste es el telegrama más fuerte:

“Tus Libros enseñaran al espíritu, y muchos sanarán”.

Estos Escritos están calificados como Los Evangelios, con la diferencia del caldero que “hirvió”, y el mismo caldero, pero “hirviendo”.

La Lumbre está echada. Pero Él, a través de ti, no deja de alimentarla.

Estas Frases tan sencillas, son trabucadas por el vanidoso.


***

Libro 7 - Investigaciones a la Verdad - Tomo I - Pag. 178-179