sábado, 9 de enero de 2016

Busca a Dios con Amor

En Sueño Profético decían:

Si buscas a Dios sin amarlo,
no Lo encuentras,
aunque Lo tengas delante.

Si buscas a Dios con dudas,
no Lo encuentras y desafías.

Si buscas a Dios para pedirle cuentas,
vuelve al camino y pídele Perdón,
y entonces Lo encuentras.

Dijo uno:

Hay quien busca a Dios
pidiéndole con protestas,
y Dios hace el milagro
si no contesta.

¿Quién iría insultando al dueño,
y el dueño la llave diera,
y ya viviera en su casa
como si suya fuera?

Pues, ¿cómo pensar el hombre,
que Dios vea tus insultos,
y Él la Gloria te tenga? 

Que vea, porque Él ve la palabra
antes que juntes las letras
y el sonido de ti salga.

Desperté, oí:

Cierto, que es gran milagro,
buscar a Dios con ofensas
y que Dios no dé respuesta.

Y buscarlo sin amarlo,
¡cuántas veces Lo tendrás delante,
sin saber aprovecharlo,
donde la Presencia hace!

Es el Amor el que te dice
que a Dios Lo tienes delante.

Y ya Lo ves en el día,
en el campo, en las aves,
en la corriente del agua
que alguien le dice que ande.  

Pero más Lo ve el que Lo insulta
y no oye respuesta de Él.

Y ya, el que recibe el Perdón,
siempre lleva en la memoria:

¡Cuánto malo hice!
¡Qué bueno es Dios!

¿Cómo pagaría esta Caridad,
que sin merecerla,
Él manda de Arriba?

Yo haré oración
buscando al que diga:
“Yo no veo a Dios”.

Para que Lo ame,
y después Lo siga.
      

***

Libro 16 - Dios No Quiere, Permite - Tomo II - C1