jueves, 21 de enero de 2016

Sueño de cuerpo, Arrobo de espíritu

En Sueño Profético decían:

El enemigo del hombre es el pecado, pero el hombre lo busca y lo acepta como grande amigo, por el disfraz que el pecado se pone. Por eso, esta Enseñanza no puede faltarle al hombre y siempre habrá quien diga:

     - Yo he visto la Gloria. Yo he oído Palabras sin cuerpo. Yo he visto Imagen donde no había suelo. Yo sé que hay otro Mundo donde nada ya es muerto.

Dijo uno:

De Aquí, de la Gloria, los que viven sin cuerpo Dios los manda a la Tierra y confirman los hechos cuando hubo Arrobo, que es el profundo Sueño Profético la máxima elevación del espíritu sin cuerpo. Y luego vuelve y despierta al cuerpo que estaba muerto, pero sigue la Enseñanza y ya es espíritu y cuerpo. El sentir es ya sin Visión y sin Palabras, pero sigue el mismo entendimiento hasta dejar el Poder de Dios al espíritu en el cuerpo.

Desperté, oí:

Muerte que espera en el cuerpo la orden del Dios Supremo.

Que aunque al cuerpo le veas vida, en Arrobo queda muerto.

Luego queda el gran Misterio al escribir todo el Hecho.

¿Quién podría hacer escritos de ensueños y salir estos Libros?

Esto es sueño de cuerpo, Arrobo de espíritu.

Comprobación de dos cuerpos aunque ves uno.


***

Libro 65 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo V