domingo, 17 de enero de 2016

Mando de Dios y Enseñanza

En Sueño Profético decían:

El Instrumento tiene que ser enseñado para él poder enseñar.

Dios le hace, cuando el espíritu está en el cuerpo, sentir su Mando. Y ya actúa el Instrumento en la acción, pero mayoría de veces no es suya.

Lo que sí comprende con rapidez es el Mando de Dios y el engaño de Satanás.

Dios lo saca del cieno y lo lleva a terrenos –para él limpios–, apartándolo de espíritus que persiguen sus Palabras y que quisieran cambiar la imagen del bien por el mal. Que ésta es la lucha del hombre para negar la Existencia de Dios.

Aquí es Dios retirando a unos y cogiendo a otros. Que ya, en este coger, ha dado Premio.

Dijo uno que Dios le da Mando en su Reino:

Tan sólo con decir: “de allí lo echan; yo aquí lo entro”, a sabiendas de que oculto jamás puede quedar esto, ya está premiado por Dios. Si esto lo dejas así, es Premio mayor.

Desperté, oí:

Todo esto escrito y mucho más
es lo que, en un segundo,
recoge el espíritu del Instrumento.

Que esto es Mando de Dios y Enseñanza.

Si fuera necesidad,
sería llevar tú comida
y no harías de más.

Pero aquí es querer que Esto
quede como hombre
que el bien tiene que cobrar.

Dios lo premia
y aparta el engaño
del espíritu del mal
que quiere seguir haciendo daño.

Dejándolo como ha sido,
le das Glorias al espíritu
que ha dicho: “vente conmigo”.

Ya Dios irá mandando
para seguir el camino.

Pues de no estar enseñados,
pueden ensuciar lo Divino.


***

Libro 19 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo III - C3