jueves, 12 de mayo de 2016

Dios llama, busca y aparta

En Sueño Profético hablaban espíritus de la Gloria de Dios, dentro de la misma Gloria.

Hablaban de tiempos pasados para el hombre, y que para Dios eran ahora.

Hablaban de hombres que ahí los valoraron y Aquí no se encuentran.

Hablaban del Poder de Dios, donde su Poder Él ponga.

Dijo uno:

Un espíritu de Dios,
entregándole Dios Mando,
ese Mando ya lo lleva
donde nadie ha llegado.

Que este Mando lo da Dios
cuando tú te has preparado,
primero, en obediencia,
y luego, en ir aceptando
lo que en el camino encuentras,
sea montaña, sea llano.

Que si Dios te dice “Ve”,
ya donde tú dejes el “Ve”,
se notarán responsables.

Y ya darán contestación,
no al que va,
y sí al que el “Ve” mande.

Este “Ve” lo manda Dios al Instrumento,
pero el Instrumento no puede,
ni guardarlo, ni callarlo.

La Obediencia es la que sirve,
si no, Dios no da Mando.

Esto deja al descubierto
al que vive disfrazado,
y da gran satisfacción
al que ya cumplió su Mando.

Esto, si haces pensar,
ves al mismo Dios actuando.

¡Hombres de grande talento,
que para entender a Dios
se les queda el talento atrofiado!

¡Hombres que ven llover
cuando ven suelo mojado!
¡Y ven el agua caer,
y al suelo los ves mirando!

Desperté, oí:

Aquí hay pruebas y comparaciones
para que el hombre compruebe
que lo que escribe es serio,
para que el hombre lo piense.

Dios llama, busca y aparta;
manda, premia y detiene
al enemigo que anda
persiguiendo sus Palabras.

Si no hubiera otro Mundo,
nada más que ese que vive el cuerpo,
ten seguro que no existiría el Infierno.

Dios deja este lugar
para que el hombre ahí viva
si quiere la Libertad.

Estos Mensajes descubren
al que dice “yo amo a Dios”,
y luego no es verdad.

Porque al amar sin servirle,
esta palabra no va.

Igual que no va el silencio
cuando Dios Mensaje da.


***

Libro 16 - Dios No Quiere, Permite - Tomo II - C7