lunes, 9 de mayo de 2016

Perdón, Dios mío

En Sueño Profético decían:

Asegura que el que no te buscó no te creyó como Instrumento de Dios Padre, de Dios Hijo y de Dios Espíritu, que todo es un mismo Dios. Este Mensaje dará silencio porque no admite la disculpa del hombre, pero puede que admita: “Perdón, Dios mío”, y ya sea Dios el que juzgue.

Dijo uno:

Si el hombre pensara en Dios no daba desprecio a la mercancía que el Elegido le lleva, porque este pensar le llegaría:

“Es a Dios al que desprecio. Si son las mismas Palabras del Nuevo y Antiguo Testamento. Si es su Presencia en palabras y la acción justifica al hecho.”

Si el hombre hiciera este pensar sentía Fe, daba Amor y quitaba sufrimientos.

Desperté, oí:

Qué alegría da en el Cielo el que ahí a Dios oiga del que diga “Dios me habla”.

Pues pronto verás verdad cuando sea para Enseñanza, porque Escritos mandará Dios para que compruebe el hombre la manera de enseñar que tiene el espíritu que coge.

Y al Mando de estos Escritos le puede preguntar el hombre al Elegido, que éste le contestará sin fallo y sin duda que pueda llegar al hombre.

Ya el tiempo da su protesta en la defensa de Dios a los hombres de la Tierra que no quisieron oír Palabras que son sentencias.


***

Libro 67 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo VII