miércoles, 18 de mayo de 2016

Haceos niños si queréis entrar en mi Reino

En Sueño Profético decían:

La Palabra de Dios es difícil entenderla, y más difícil el practicarla. Pero es fácil aprenderla cuando guardas Amor, entonces la practicas y la enseñas. Dios Hombre casi siempre terminaba su Enseñanza con estas Palabras: “Haceos niños si queréis entrar en mi Reino”. Él tenía tres Enseñanzas: una para el que amaba, otra para el que quería amar, y la tercera era apartándolos. Esta Enseñanza era más para el que Lo seguía.

Dijo uno:

Un día dijo Jesús: “Yo he venido para enseñar el Camino Eterno. El que más Me ame, menos dirá: ¿por qué?; y más dirá: ¡Si Tú lo has dicho, así es!

Él no explicó cómo vivir en el Cielo su Carne, porque no Lo comprenderían, porque era Dios y su Doctrina era que hubiera Amor en los hombres, y sellaría Salvación.

Dijo otro:

Dios se comunica para que no vivas pecado, porque en Gloria ya no existe el Perdón por no entrar el pecado. El pecado tiene su sitio, que es la nave de los condenados, que es la separación de sitio. Para esto coge Dios al Instrumento, porque estos sitios de Gloria y separación los ve el Instrumento y afirma la Enseñanza, porque ve espíritu sin cuerpo, porque ve cuerpo donde no hay. Para todo esto es el Instrumento.

Haciendo el bien ahí y cumpliendo el Evangelio, cuenta que ya estás Aquí, y no escarbes para dentro, que te retiras de Aquí.

Desperté, oí:

Si ahí no puedes quedar
y Aquí te quieres venir,
tienes que sentir a Dios
en lo que manda de Aquí.

Hay veces que preguntando
se te presenta un sufrir.

Un sufrir que tú buscaste
con tus dudas y tu vivir.

Pues si dudas, ya no cumples
todo lo que va de Aquí.

Que Dios mandó a sus Profetas,
y luego Él bajó a decir
cómo vivir en la Tierra.

Tuvo el Padre que hacer Cuerpo
para que el hombre Lo viera
y cumpliera las Palabras
que dijeron los Profetas.

Entonces cabían preguntas.

Hoy no caben respuestas.


***

Libro 13 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo II - C1