martes, 31 de mayo de 2016

Todo es recuerdo de Dios

En Sueño Profético decían:

El que a Dios tenga en olvido no puede vivir bien, aunque todo lo que quiera en la Tierra lo tenga. El que a Dios tenga en olvido nada hará con certeza, el tiempo le vendrá corto y para Dios queda dormido. Será instrumento de carne haciendo algún servicio.

En cambio, el que a Dios pone lo primero y él se pone a su servicio lleva camino sin hierbajos. Lleva vereda recta que anda por en medio de sembrados sin que nadie le detenga, porque las bandadas de pájaros van tirando de él para la Gloria y no anda por la vereda. El que pone a Dios lo primero pisa Tierra y vive Cielo. Todo lo hace sin trabajo, todo lo hace contento y no se siente oprimido por el peso de su cuerpo. A todo le encuentra sitio, a todo le ve arreglo, a todo le ve belleza si hace servicio al Cielo.

Estas son las ventajas de poner a Dios lo primero. El que se olvida de Dios tendrá caminos liados, tendrá veredas torcidas y sucias y no verá los atajos. La suciedad del mal te va liando y te lía para apartarte de Dios con los líos de esa vida.

Desperté, oí:

Nunca te olvides de Dios para poner lo que de Dios te retira.

Piensa que sin su recuerdo eres instrumento dormido.

Y no verás las veredas. Y no verás los caminos que Dios le pone al que quiere hacerle servicio.

Hay a quien lo ves contento, desliado y tranquilo. Esto es por el recuerdo de Dios que siempre lleva consigo.

Este recuerdo te hace que veas lo grande chico. Y otras veces ves las torres que cogen en un bolsillo.

Todo es recuerdo de Dios, que vive donde desprecian el olvido.


***

Libro 67 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo VII