jueves, 5 de mayo de 2016

Poder hecho Palabra

En Sueño Profético hablaban de Dios Hijo en su misma Gloria y con su Mando. Hablaba Poder hecho Palabra. Decían:

El que Lo llevó a la Cruz y el que le escupió en la Cara, no están Aquí, pero tampoco está el que pudo quitarle las espinas de su Frente y dejó que la Sangre por su Cara pasara del pinchar de las espinas. Éste no las clavó, pero daba las espinas sabiendo que eran para Dios.

Hay quien todavía dice que Judas está con Dios. El que cunda esta enseñanza, confunde al que no pecó pecado grande, y al que está pecando le hace pensar: “¡más pecó Judas y en la Gloria está!”.

El mayor pecado es ofender a Dios, creer y no amarlo, y seguir sus Pasos para hacerle daño, diciendo: “si es Dios, ¿cómo está callado?”.

Este pecado supera a todos los pecados. Judas Lo vende sabiendo que sería, al menos, clavado. También sabía que querían descuartizarlo –¡que esto delante de él lo hablaron!–. ¿Cómo Dios, que esto sabía, puede a su Gloria llevarlo? En cambio, llevó al ladrón que robaba teniendo a Dios olvidado.   

Desperté, oí:

Siendo el pecado, pecado,
no es lo mismo pecar desafiando a Dios,
que pecar porque de Dios te has olvidado.

Que ya, al olvidarte de Dios,
cometes grandes pecados.

Pero haz comparación:

Perseguirlo para ofenderlo,
y venderlo para matarlo.

Éstos son demonios en fuerza,
porque Dios les está estorbando.

Judas, no pecó su cuerpo,
era acabar con Dios,
aunque Le decían Maestro.

Aquí Perdón no cabía,
diciendo: “no te conozco”.

Porque antes de que Lo vendiera,
dijo el Maestro en la cena:

Yo sé que uno de vosotros
Me hará traición
y cobrará mi muerte”.

“Luego, en el Reino de mi Padre,
estaréis los 11 conmigo
”.

Ya, lo que digan los hombres
no entra en el Evangelio.


***

Libro 15 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo III - C6