jueves, 16 de junio de 2016

El pedir a Dios me da alegría

En Sueño Profético decían estas palabras para este Elegido:

Piensa que ya está concedido el pedir que tenías, diciendo que Esto lo pusieran en casa grande y que dijeran que Esto de la Tierra no es.

Pues ya ha llegado este pedir y otros más grandes, como el cundir las Palabras que Dios dice en su Gloria en alta voz, haciéndolo con grande Amor. El oír los Mensajes de Dios en alta voz y el sentir de este cantante te hace pensar que su espíritu con Dios está. Y cada día quisiera hacer más cintas con Mensajes, de los muchos que hay, con el Amor de Dios.

Dijo un espíritu de la Gloria:

El publicar todos los Arrobos, que se puedan, en canción hará que Esto llegue a grande altura. Que esto muchos no lo esperaban, pero Dios permite hasta que el permitir busque a otro que quiera el permitir y a Dios no aceptar.

El Permitir de Dios es el que contesta a los que están pensando que Esto ya pronto se terminará. Esto pensándolo ya ves, en muchos, Milagros.

Desperté, oí:

Quita el sueño el pensar en la carne que Dios me unió y en los que están aquí unidos.

Estos que se han nombrado, en todos los momentos del día, los tiene el Elegido nombrando.

Diciendo estas palabras se vio a la carne que Dios me unió en su despacho copiando los Mensajes, como cuando vivía su cuerpo. Y me miró un poco triste, y dijo:

     - Ana, estoy contento con el cantante, pero quiero que te cuides, que tu cuerpo lo necesita tu espíritu.

Estas palabras son las mismas que decían antes de que me llegara el sueño.

El pedir a Dios me da alegría, porque siento una fuerza que de la Tierra no es.


***

Libro 65 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo V