sábado, 25 de junio de 2016

Sin Fe no llegas a Dios

En Sueño Profético decían:

La Fe y la confianza en Dios son compañeras. Sin Fe no llegas a Dios; y sin confianza en Él no digas “yo vivo”. Vivir la vida sin Fe es infancia sin cariño, porque con la Fe puesta en Dios te llega la confianza y te encuentras protegido, y eres niño que nunca te verás solo y perdido. Siempre notarás la mano antes de que seas caído. Que esto es la respuesta de Dios cuando tú a Él le has pedido. Porque tienes confianza de lo que Él dijo a sus hijos:

Pedid y recibiréis, no lo que Me habéis pedido, que Yo os mando Eternidad cuando ya estéis conmigo. Pero amaros y respetar este Testamento Nuevo. Que Yo he bajado del Cielo para enseñar a los hombres cómo no perder mi Reino. Pedid a mi Padre sin miedo cuando el Amor llevéis de compaña.

Estas Palabras las dijo Dios muchas veces cuando el hombre Lo vio como Dios Hombre.

Dijo uno:

Si el hombre hubiera acunado estas Palabras vería como bicho peligroso al hombre que no tuviera confianza en Dios o al que la Fe le faltara.

Desperté, oí:

Sobra decir estas palabras:

Cierto que la confianza en Dios te da el alimento, te da la vida.

¡Qué satisfacción sientes cuando de Él todo lo esperas, cuando amas sin trabajo lo que Él también está amando, cuando piensas si Él ya sabe lo que tú estás esperando!

Cuando vas por su Camino, con los ojos cerrados o abiertos, Lo sientes sin poder luego explicarlo, porque al explicar la confianza, la Fe y el Amor que has sentido si no sienten Amor nunca serás comprendido.

Es la confianza en Dios la que te lleva a los sitios.

Pues faltando confianza eres niño huérfano y estás perdido.

La confianza y la Fe llevan el mismo camino. Pero la confianza hace que no te sientas perdido.


***

Libro 67 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo VII