martes, 10 de agosto de 2010

El hombre persigue al Elegido - Libro Recopilación - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Pag. 581-582


En Sueño Profético hablaban del poco valor que daban al que Dios trae a la Gloria.

Si esto lo pensaran, verían que el hombre no reforma el mal que hizo cuando Dios bajó a la Tierra a vivir de Hombre.

Dijo uno:

Antes de su Venida, Lo anunciaron los Profetas, y les pagaron mal, por no creer. Y el que creía, no quería que en la Tierra a Dios Lo vieran con sus Discípulos, porque ya Dios dejaba la sabiduría de éste como pluma que vuela. Esto es vanidad temporal, que no trae Aquí al espíritu, que lo deja en la Tierra.

El hombre persigue más al Elegido como éste, que puede presentar la Sabiduría de Dios dictada en la Gloria.

Desperté, oí:

Ya tiene el Elegido que no dejar de buscar caminos que abran el paso, o lo cierren despidiendo por no creer en este Mundo.

Decían en la Gloria, que el hombre habla de Dios crucificado y muerto, pero no Vivo.

Esto lo tendría que enseñar el que tuviera título, y no dar notas sin poner esta Asignatura la primera.

Y ya, el niño, al llegar a hombre, no podría hacer lo que hoy hace, que aquí dictan: matar con disparo y romper carne unida.

Y ya a los niños quitarles la vida de ángeles.

Que son los primeros que en la Gloria Dios puso, y a los arcángeles.

Si esto no lo enseñan, el crecimiento del niño será como el de los animales.

Que de chicos hacen poco daño porque no tienen fuerza para matarse, y luego se devoran.

Pues igual hacen los hombres.


***