martes, 17 de agosto de 2010

Teólogo y arquitecto - Libro 26 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo III - Pag. 73-74


En Sueño Profético decían:

Tu insistencia justifica verdad, razón y sufrimiento.

Sin verdad, no puede haber esta insistencia; y sin razón, se acaba el argumento. Y Aquí nace cada día con más razón, más Fuerzas y más caminos al descubierto, que Dios te va presentando con Espíritus que ahí vivieron con cuerpo.

Dijo Tomás de Aquino:

Si has estudiado Teología o –quitemos el estudio teológico- simplemente leído, verás Aquí Cantera Divina de un Dios que no es muerto, que es Vivo.

Este Lenguaje sale de Aquí, y el hombre no puede frenarlo. Ni puede frenarlo ni ocultarlo, ni decir: “no es verdad”. Todo es falta de creer que el cuerpo es el que muere.

Teología, pertenece al representante de Dios en la Tierra, como pertenece, la explicación del edificio, al arquitecto. Si el arquitecto no conoce el edificio, poca arquitectura ha hecho. La razón él la sabrá, los demás ven que es arquitecto. Pero si no explica bien, puede perjudicar.

Arquitectos y teólogos, pueden hacer mucho bien o mucho mal.

Tienes que dar tranquilidad al Espíritu, cuando veas la verdad, para que cuentes con esta Vivienda Eterna, que su nombre es La Gloria.

Desperté, oí:

Se ha comparado teólogo y arquitecto, por tener el hombre dos viviendas, la temporal y la Eterna.

La Palabra del teólogo puede entrar en la Gloria, cuando conozca aquello que le presenten para que vea que no es de la Tierra.

Y el arquitecto puede dejar el edificio vacío, estando hecho, con un “no” y el sello del arquitecto.

Un “no”, del teólogo, sube por encima del “no” del arquitecto, lo mismo en la verdad, que en descubrir lo mal hecho.

TOMÁS DE AQUINO


***