lunes, 23 de agosto de 2010

Si Dios te da Mando - Libro 47 - Dios No Quiere, Permite - Tomo VI - Pag. 121-122


En Sueño Profético decían:

Si Dios te da Mando, es grande premio y tú retiras el cansancio. Si Dios te da Mando, te llega un pensar de querer pagar este mandar.

Dijo un espíritu de Dios:

Si Dios te da Mando, tienes que pagarlo creciéndote el Amor que tú estás mandando. Que este crecer es hacer el bien en el Prójimo, que es donde está Dios, aunque con cuerpo no Lo vean, como el Elegido Lo ve. Pero si amas a Dios, tu cuerpo siente algo sin tú saber explicarlo. Pero a Dios Le pides: “Señor, tu Mando que no me falte. Porque tu Mando es la vida para el que quiera Amarte sin descanso noche y día”. Estas palabras, en silencio o con sonido, las lleva el que Dios le manda.

Desperté, oí:

Aquí, al cansancio queda despedido, por el grande Amor que tiene el Elegido.

A más Mando le llega, más gracias da a Dios y más alegría demuestra.

Si esto así no fuera, no sería el Mando de Dios, sería mando de la Tierra.

¡Qué cierto que si amas a Dios te haces del tiempo ladrón!

El que esto crea, le extraña más el silencio que el escándalo.

Los Libros que lleven tu Mando, sin miedo y sin enfado.

Pero que la cantidad forme escándalo.


***