jueves, 8 de diciembre de 2011

No aceptes donde Dios habló, si hoy lo ves imposible - Libro 8 - Dios No Quiere, Permite - Tomo I - Pag. 64-65-66


En Sueño Profético hablaban del stop que el hombre le pone al que lleva la Palabra de Aquí:

Esto es falta de Amor, falta de capacidad humana y falta de no querer saber de Aquí.

Dios siempre está en contacto con el hombre, pero con el hombre que Él quiere, no con el hombre que el hombre quiere.

Si Dios no estuviera siempre en el espíritu de algún hombre, muy pocos se salvarían.

El hombre, tiene que estar siempre su espíritu viniendo Aquí, y Dios en el hombre.

Todo lo que el hombre sabe de Aquí es por espíritus que son Aquí traídos y luego vuelven a la carne.

Una vez que la materia muere ahí, el espíritu viene Aquí, y da el Mensaje ahí si Dios lo manda, pero no puede hacer exhibición de Enseñanza delante de materia. Lleva Comunicación o Mensaje, pero sólo a una carne, puesto que es un arrobo. Este espíritu arrobado es para enseñar a los demás que Aquí no vinieron y que quieren ser salvados. Dios manda al Profesor y da Libertad al alumno. Revocar esta clase es renunciar a la Gloria de Dios.

Desperté, oí:

Quédate con la clase y renuncia a la Libertad.

No dudes de que Dios traiga Aquí a un espíritu para que te diga cómo vive Dios.

No aceptes donde Dios habló, si hoy lo ves imposible.

Este imposible dice mal con aceptar lo que otros dijeron.

Dios habló en el que amó tanto a Él, que cogió su Espíritu y lo entró en esa materia que Él permitió para dar testimonio de Él. Y hoy hace lo de ayer. Que Dios no tiene ayer. Este ayer no es de Dios, este ayer es del hombre. Dios es Hoy.

Si el hombre amara, vería a Dios con la facilidad que ve la noche.


***