martes, 6 de noviembre de 2012

Dios te permite ahí, te aparta ahí, pero te juzga Aquí

En Sueño Profético decían:

Si hicieran un esquema y se publicara con el sufrimiento del Profeta, el que no cree en Dios, creería menos; y el que cree, no deseaba que Dios lo escogiera de Portavoz.

Dios Hijo, Hombre y Profeta, daba más duda de que no era el Hijo de Dios, por no poder Él mismo quitarse sus sufrimientos. Tuvo que huir de Egipto; asustaban al que cobijo Le daba; en su Predicación Lo perseguían; tuvo la humillación de que Lo llevaran ante Pilatos, acatando Pilatos el deseo del pueblo.

Despierta, oí:

Si tienes olfato, tú hueles el perfume. Si Pilatos hubiera amado a Dios, habría sabido si era Dios.

Dios no quiere las injurias ni las injusticias.

Dios te permite ahí, te aparta ahí, pero te juzga Aquí.

Al que Dios le habla para divulgar su Gloria, éste no puede hacer nada en contra de Dios, porque Gloria es Dios, y Dios es Gloria.


***

Libro 10 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo I - Pag. 179-180