miércoles, 7 de noviembre de 2012

La Sabiduría de Dios es infinita

En sueño Profético decían:

La sabiduría del hombre se convierte en necedades. Aquí ya se ve que no sabe nada. 

La vida de materia –carne–, tiene como máximo 90 años. Pero estos 90 años no está en actividad. Puede decirse que el saber que creen que tienen, es utilizado unos 40 años.

Despierta, oí:

¿Qué son 40 años comparados con la eternidad?

Ya, con no aceptar que Dios habla, se ve lo poco que saben.

La medicina es la carrera que menos puede afirmar en un diagnóstico.

El médico estudia la materia como un pedazo de carne.

Va la comparación:

La carne es el traje del espíritu. Si el espíritu no quiere, no se pone el traje, y el médico no sabe nada. Esto es casi un saber infantil.

El ingeniero que con sus grandes matemáticas hace el puente, éste certifica con valentía que jamás se derrumba.

Esto se puede hacer en todas las carreras.

La medicina es atmósfera: unas veces llueve y otras escampa, sin poder evitar estos fracasos que con frecuencia dan en el diagnóstico.

El médico, para hacer la curación, tiene que contar con el espíritu. Aquí no cabe sabiduría, y siempre da el diagnóstico a ciegas.

Y por mucho que se esfuerce, tiene que dejar la carne, y él mismo certifica su fracaso material, para el fin de su sabiduría.

Éstos, que oigan y aprendan, y podrán comparar lo que es el espíritu y la materia.

Estas conferencias, si no fueran de Aquí, no habría dinero para pagar ahí.

La Sabiduría de Dios es infinita.

Ya, esta Sabiduría, a corta edad, puso silencio en el Templo.


***

Libro 8 - Dios No Quiere, Permite - Tomo I - Pag. 219-220