lunes, 23 de septiembre de 2013

Carga con Amor, poco peso sientes

En Sueño Profético hablaban de la Libertad que Dios le deja al hombre, y del Permitir.

En cambio, al Elegido, le pesa y le mide palabra y acción, por ir de Él para enseñar. La Libertad la tuvo antes de ser Elegido. Y si hubo desprecio, Dios la retira, y ya es adoración al Mando y obediencia, con frialdad al que el Mando no cumple. Si así no ocurriera, era mando del hombre, pero no de Dios.

Dijo uno:

El Mando de Dios es sencillo cumplirlo cuando ames a Dios. Porque Dios, todo lo que manda lo puede hacer el hombre, si en Él cree y Lo ama. Dios nunca te mandará más carga de la que tú puedas llevar. Lo que tienes es que aprender a llevarla, y si amas, el Amor te ayuda a llevarla.

No hay ninguna madre que ame al hijo, y porque pese, si aún no anda, lo dejé en el suelo y sin él se vaya. Ya le dirá el amor al hijo: “¿Cómo no notar peso entre abrazo, grito y besos?”. Esto es saber llevar la carga. ¿Has pensado, sin amor, tener que llevarlo en brazos? ¡El abrazo y los besos convertías en malos tratos!

Desperté, oí:

¡Qué comparacion te ponen!:
carga con Amor, poco peso sientes.

Es comparación sencilla,
que aunque no seas madre, entiendes.

Es la Enseñanza perfecta,
que Aquí sirve cuando mueres.

En cambio, saber del cuerpo,
a espíritu no le hace falta,
porque entierras con el cuerpo.

Si el hombre pensara esto,
se valoraba el espíritu
y desvaloraba el cuerpo.

No hay cuerpo que quede vivo
por saber o por talento.

Como no existe edificio
que esté hecho sin cimientos.


***

Libro 17 - Investigaciones a La Verdad - Tomo II - Pág. 197-198-199