lunes, 2 de septiembre de 2013

Sitio donde quedará tu cuerpo

En Sueño Profético decían:

Debía de haber un cementerio
en el centro de cada ciudad,
con los cipreses bien altos
y en la copa este letrero:

“No olvides que éste es el sitio
donde quedará tu cuerpo”.

Este letrero te avisa
que tu sito es el cementerio.
Pero te avisa sin fecha,
pues la fecha está en el Cielo.

Si esto se tuviera presente,
no se escondía el dinero,
ni lo que el hombre valora
dejándolo a herederos
que no tuvieron contacto,
por ser lejos el parentesco.

Sólo se daría valor
a la persona que vieras
cumpliendo la Ley de Dios.

Pero que vieras contenta
y con grande preocupación
para que todos buenos fueran.

Para que envidia,
egoísmo y rencor,
ningún hombre conociera.

Que todos se preocuparan
de que murieran las guerras.
Y el que tuviera la muerte
sin Mando de Dios, violenta,
el mundo llorara a gritos
y se cerraran las puertas
de tiendas y de edificios
como señal de protesta.

Desperté, oí:

Si este Mensaje lo piensas,
ves con qué poco se vivía
sin crímenes ni las guerras.

Sería un grande freno
para el pecado y el mal comportamiento,
en el centro de la ciudad,
haber un símbolo del cementerio.

Con los cipreses bien altos,
y el mismo letrero de arriba,
que lo tuviera abajo.

Pero al llegar la noche,
estuviera iluminado.

¡Qué pocos no se dormían
en el letrero pensando!

Al hombre le falta el freno.

Que es que hablen de la Gloria
y que vea el cementerio.

Por eso empieza el Mensaje
dando al hombre este consejo:

“Tu espíritu para la Gloria.
Tú cuerpo para el cementerio”.

¡No hay consejo que más valga
que el que baja del Cielo!


***


Libro 20 - La Palabra del Creador - Tomo II - Pág. 8-9