domingo, 19 de abril de 2015

Amor o miedo

En Sueño Profético decían:

¡Amor o miedo, pero que les conmueva! Que la Paz no entre en sus espíritus hasta que no llamen a Dios con gran arrepentimiento por todos los años que te han dado de sufrimiento. Que la Paz se niegue al espíritu que Aquí esté dando desprecio.

¿Cómo pueden vivir tranquilos, sabiendo que existe un Lugar, que no hay que ser torpe ni listo para ver que es verdad?

En silencio no se tiene, por no poderse ocultar, como todo lo que Dios manda y hace.

El triunfo es no dejar que las fronteras del hombre esto callen; que vean que es sol o noche, sin poder el hombre reformar; muerte del cuerpo, que nadie evita, si la llamada ya va de Arriba.

Dijo uno:

Ya puede decir milagro el que, sabiendo que estos arrobos son verdad y pudiendo no divulgó ni divulga, se vea hablando y moviendo su cuerpo. ¡Milagro y más que milagro, que todo el que lo sabe se vea andando!

Si Dios no fuera Dios, el hombre iría buscándolo, sabiendo el Poder que tiene para mandarle a la Tierra, al agua y a los rayos; y al trueno, después lo deja defendiendo su Poder.   

Desperté, oí:


¡De cuántas maneras
podría decir Dios al hombre:
“Yo soy Dios”!
¡Y de cuántas maneras el hombre
desprecia a Dios!

Hablaban en el arrobo,
no de castigo,
hablaban de Poder de Dios.

Pero amando, sufrirías
de ver que Dios deja al hombre
y el hombre a Dios desafía.

El silencio lo quisieran,
pero ya tienen
las esperanzas perdidas.

Ellos quieren el silencio,
y Dios quiere que se diga
fecha que Él a diario
manda un Mensaje cada día.

Si esto no fuera verdad
y la raíz no de Arriba,
haría más de 20 años
que se habría visto mentira.

Muchos perderán la Gloria,
por querer que fuera mentira.

Ya con sólo querer esto,
¡no mires nunca hacia Arriba!


***

Libro 16 - Dios No Quiere, Permite - Tomo II - C9