viernes, 10 de abril de 2015

La inteligencia del hombre

En Sueño Profético hablaban del Amor a Dios, de la Fuerza que Dios te mandaba cuando tú Le pedías Amor. Hablaban de la inteligencia del hombre. Decían:

La inteligencia del hombre va de Dios, pero el hombre usa inteligencia y se aparta de Dios, y ya no es inteligente.

Inteligencia sin Dios son ruedas que motor mueven; que si se para el motor, las ruedas para qué las quieres.

Al hombre que no es de Dios, no le llames inteligente, porque su lucha en la vida es para aquello que muere.

La inteligencia que es de Dios, quiere que todos la tengan como si fuera personaje la inteligencia.

Estos mismos Escritos te lo demuestran, quiere que sean cundidos por todas las clases de lenguas, que su nombre es el mundo.

Desperté, oí:

¡Cómo llamar inteligente
al hombre que no nombre a Dios
y luego lo veas
rodeado de mucha gente!

Es inteligencia de humo.

Piensa, ¿qué servicio le hizo
a Dios su inteligencia?

¿A cuántos les dio la Gloria
si ellos vivían sin pensar en Ella?

Tiene menos inteligencia
el que llame inteligente
al que viva de esta inteligencia.

Donde no pongan a Dios
como Rey de reyes, Sabio de Sabiduría,
Poderoso en Creación y destrucción,
no ha llegado inteligencia de Dios.

En la inteligencia de Dios,
ves de alumno al universitario;
y al rudo, de profesor.

Cuando quiera el universitario
tener más saber que Dios.

Llámale inteligente
al que viva ahí la vida
sabiendo que no hay muerte.

Con este pensar que tenga,
el Nombre de Dios le oyes.


***

Libro 20 - La Palabra del Creador - Tomo II - C5