sábado, 11 de julio de 2015

Comunicación de Dios, para el malo y para el bueno

En Sueño Profético decían:

Al que no ama, difícil le será conocer el Lenguaje de Dios, pero sí verá la actuación del Elegido caminar y ridiculizar los obstáculos que el hombre le ponga.

El Lugar al que Dios le da su Palabra, tiene tal altura, que todo lo material queda por debajo de él. Es ave que vuela por encima del pueblo. Es humo que se aleja porque ya ha dejado fuego, que no hay poder que lo pare. Es algo que Dios impregna para que vean aunque no amen.

Yo creo, que si el Lugar no dice “Dios habla”, piensas y piensas al ver buenas actuaciones raras, raras para comprender, y ya te viene el pensar: “es raro este vivir, es sufrir por dar Palabras, es sufrir para que oigan lo que en él Dios ha mandado.

Dijo uno:

Si el hombre aceptará la Comunicación de Dios como acepta la vejez y la muerte, muchos no se condenarían. Pero si Dios no se comunicara, no se salvaría ningún hombre. Si el hombre supiera que otra vida no hay, no sabría ser hombre bueno, y ya viviría sin Amor a Dios, que es lo que te hace ser bueno. El malo viviría a sus anchas, sin nunca pensar en Infierno. La Comunicación de Dios tiene que existir para el malo y para el bueno. El bueno vive con Dios, y su Amor lo hace bueno. Y el malo, que sepa fijo que su casa es el Infierno.

¡Cuándo pensará el hombre el sufrir de Dios del Cielo!

Desperté, oí:

Estudiando este Mensaje,
ya ves que dos mundos hay.

Y que Dios se comunica
para que bueno sea el hombre.

El hombre amando a Dios,
vive bueno sin trabajo.

Y no le llega un momento
sin dejar de adorarlo.

Dios te coge de Lugar
para que haya más buenos
y se deje de pecar.

¡Es tan sencillo el Amor
y hacer que más amen más!

Que al que Dios da su Palabra,
camina para enseñar.

Si de cerca bien lo estudias,
puede que te haga pensar.


***

Libro 11 - Te Habla el Profeta - Tomo II - C6