sábado, 4 de julio de 2015

Lugar con huellas

En este Sueño Profético decían:

Al que Dios trae Aquí, si Dios no le diera Palabras suyas, no podría explicar al hombre.

El que Dios Aquí trae para que viva con nosotros y luego vuelva a la materia y enseñe de Aquí, explicárselo al hombre es dificilísimo, poniendo comparaciones y que te entiendan. Tienes que decir que ves y que no hay nada. Para esto, sólo Dios es el que te puede dar las palabras. Cuando el espíritu está sin materia, vive normal en esta Gloria, obedece a Dios como el espíritu que vino sin retorno, y vive los mismos gozos que nosotros. Su misión es más exacta. Nosotros comunicamos, y ella tiene que saber cómo comunicar a la materia. Ve Aquí escenas pasadas, pero también ve que está ocurriendo en el momento. Ve al espíritu con materia, porque Dios quiere hacerle una Enseñanza que abarque todas las manifestaciones que Dios les ha hecho a otros. Ha sentido la Fuerza de Dios en su Gloria, y su espíritu fue llevado al Abismo, lugar de los “sin Dios”, sufriendo la ausencia de Dios.

Desperté, oí:


Dios le ha ido enseñando que conozca sus Palabras, haciéndole, en Sueños y Visiones, que conozca cuándo son espíritus malignos.

Estos espíritus intentan atribular a los espíritus de Dios.

Ella los conoce en espíritu y materia.

Dios la enseña para que ella enseñe.

Y esta Enseñanza es aquilatada.

En ella no ves a ella –esto si amas a Dios.

Cuando Dios coge un Lugar para hablar de su Gloria, deja este Lugar con huellas.

Huellas que te sirven para llevarte a la Gloria.


***

Libro 7 - Investigaciones a la Verdad - Tomo I -C2