domingo, 26 de julio de 2015

Palabra que te da vida

En Sueño Profético decían:

Sigue el Camino de Dios,
contento y sin cansarte,
porque Dios ve desde el Cielo
lo que no puede ver nadie.

Sigue el Camino de Dios,
sea estrecho, sea ancho,
que los Caminos de Dios
los pasas sin poder luego explicarlos.

A veces pasas los estrechos,
y el Amor te hace agrandarlos.
Y otras veces los ves grandes
y te da miedo pasarlos.

Pero si tú vas haciendo
por dentro igual que por fuera,
no te ocupes del camino,
que si tú lo ves con curvas,
puede que sea derecho.

Mayoría de las veces,
por esto se pierde el Cielo:
por querer leer
lo que Dios ya va escribiendo,
y corregirle lo escrito,
como hace en los colegios
el profesor al alumno.

Con la grande diferencia,
de que Dios es Profesor de lo Divino;
Profesor y Creador
de lo que se llama mundo,
de lo que muere,
por ser Dios y no destruir.

Dios: Palabra que te da vida
y que sabes que Él te espera
cuando esa vida termina.

Desperté, oí:

Son los Caminos de Dios:
sencillos, difíciles y trabajosos.

Sencillos, si en Él confías
y la misma confianza
te lleva a que Lo sigas.

Difíciles, porque antes de llegar
a pisar ese Camino,
tienes que decir amén
y ya es todo comprendido.

Y trabajosos,
porque una vez que los pisas,
eres sediento que no para
hasta que encuentra venero
porque venero buscaba.

Éntrate en este Camino
sin pensar si es difícil o trabajoso.
Pues el Amor y la Fe
ya lo pone ancho y corto.

El que no sienta el Amor
y la Fe no la practique,
cogerá otros caminos,
pero el de Dios no lo sigue.


***

Libro 20 - La Palabra del Creador - Tomo II - C2