miércoles, 10 de febrero de 2016

De no ser Dios, ¿qué publicaría?

En Sueño Profético decían:

Su santidad quedará escrita, no por milagros y sí por Sabiduría. Esto, escrito lo tiene.

La Publicación hará que muchos le pidan perdón, este perdón, por antes haber dudado. Con esta duda no piensan el daño tan grande que le hacen al Profeta, daño al espíritu y a la materia, dejando a este Instrumento de Dios en un lugar denigrante. Este lugar que le ponen no puede ser de un espíritu que su materia actúa, como actúa la del que Dios habla en él.

Los Libros harán que el catedrático se sienta párvulo ante esta Literatura. Toda ofensa y alejamiento que han hecho a este Comunicante, será cambiado por disculpas, saludos y agasajos.

Desperté, oí:

Lo mismo que Dios no vino para que Lo crucificaran, no manda que escriban al Dictado para que el hombre lo borre; lo borre o lo entierre.

Si el intelectual quiere el título, no es para sus herederos.

Dios habla en ella, Dios le manda que escriba al Dictado, y Dios le manda que publique.

Si Dios no le hablara, ella no hablaría. Y si no le escribiera, ella no escribiría.

Piensa: de no ser Dios, ¿qué publicaría?


***

Libro 7 - Investigacines a la Verdad - Tomo I - C4