lunes, 29 de febrero de 2016

Eternidad

En Sueño Profético hablaban
de lo antiguo y de lo moderno,
de lo grande y de lo chico,
de lo bonito y lo feo,
del listo e inteligente,
del inculto con cerebro,
del ambicioso queriendo
para él gran cantidad
y haciendo hoyo en el suelo
para poder enterrar
aquello que otro quisiera
para una vida empezar,
que ya no puede empezarla
porque le sobra la edad.

Éste vivió toda una vida
pensando en un caudal,
que si él pillara en sus manos,
haría una gran ciudad.

Dijo uno:

Si te paras a pensar,
verás que la vida de materia
es un reloj que la aguja
da la vuelta,
pero la una y las dos
esperan sin impaciencia,
sabiendo que si se paran,
otro le dará cuerda,
y la una y las dos
siguen nombrando por fuerza.

La una y las dos, son lo Eterno.
El reloj tiene sus quejas.
Según el valor y precio,
así el hombre lo conserva.
Que al final, muere el reloj,
y si puedes, aprovechas
un poco de su materia,
si el hombre valor le dio.

Dijo otro:

Es buena comparación
el reloj con los dos mundos.
Los números son lo Eterno,
les ves Paz, siempre lo mismo.
Las agujas son la gente
que vive por un camino,
corriendo, robando Paz,
y luego llegan al sitio
y se tienen que parar,
quedando como reloj sin cuerda,
y ya, nadie sin nombrar.

Desperté, oí:

Simbolizan en este Mensaje,
los números: Eternidad.

Y las manillas corriendo,
sin saber donde llegar,
al hombre que se ocupa
tan sólo de vivir vida,
pero vida temporal.

A lo que uno dice antiguo,
otro, por moderno da.

Los que admiran a los listos,
si se paran a pensar,
bien poco tienen de listos
si viven sin a Dios amar.

Éstos son cerebros torpes,
sin cabida para pensar,
porque ya los tienen llenos
de lo que Aquí no vendrá.

Son agujas o manillas,
según las quieras llamar,
lo que corre y no sirve
Aquí en la Eternidad.


***

Libro 14 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo II - C1