viernes, 14 de octubre de 2016

Aceptad y luego comprended

En Sueño Profético decían:

Dios Hombre dijo a sus Discípulos –y el “dijo” de Dios es este “diciendo”, por no tener Dios pasado–:

Aceptad y luego comprended. No intentad comprender sin aceptar, porque os apartarán de Mí y Yo lo permitiré. Preguntad cuando aceptéis que mi Mando está bien hecho, por ser mi Padre en Mí y Yo del Padre vengo. Pensad que todo lo que viene de mi Padre tiene que estar bien hecho”.   

“¿Quién haría a la madre más cerca del hijo, antes de al hijo tenerlo? Pues comparadlo todo igual cuando digan: “Dios lo ha hecho, lo permitió o lo está permitiendo”. No te preparas para no mojarte si no crees que está lloviendo. Aprended de mis Palabras, aceptándolas antes de que os venga el comprenderlas
”.

Desperté, oí:

¡Cuántas Palabras de Dios Hombre
quedaron sin escribirlas
y el hombre sin saberlas!

Por eso esta Enseñanza
no puede quedarse quieta.

Porque podría venir
grande castigo a la Tierra.

¡Qué cierto, que al intentar
comprender sin aceptar,
ya te estás apartando de Dios!

Mucho repetía a los hombres, con estudio o sin estudio, estas Palabras:

Pensad que sois niños, y veréis mis Palabras como la luz del día”.

“Que ésta es igual para el hombre y para el niño”.

“Aprended a aceptar, antes que aprender a comprender lo que estoy diciendo”.

“Y así no os cansaréis nunca de seguir al que tenéis por Maestro
”.


***

Libro 15 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo III - C5