lunes, 24 de octubre de 2016

Al hombre le asusta oír la palabra “Profeta”

En Sueño Profético hablaban de los Profetas. Decían nombres no conocidos en la Historia de Dios, en la Historia que el hombre tiene de Dios hecha.

Decían:

¡Qué poco sabe el hombre de Dios, dicho por Dios!

¡Qué poco interés pone en querer saber de esta Gloria!

El hombre tiene la muerte tan lejos, que se olvida de Dios, no queriendo saber de su Vivienda Eterna, y aprendiendo a vivir en contra de los que Dios manda desde su Reino.

Los Profetas son los que mantienen la Verdad de la Existencia de Dios Padre.

Dios Hijo, Hombre y Profeta, habló siempre en el Nombre del Padre.

De Dios Padre, siempre tiene que oírse su Voz en un Profeta. Dios Padre Vive en Espíritu. Su Poder Diviniza la materia, y tú oyes su Palabra. Dios Padre fue el primero que a esto llamó Profeta. Luego, a su misma Carne deja que Le digan Profeta, por ser puesto por Él este nombre.

Él dijo de Hombre: “Todo lo que sabe el hombre de Mí, lo supo y lo sabrá por los Profetas. El que no lo oiga y desprecio le dé, que no se cuente por Vivo. Esto se oyó de Dios Hombre, Maestro de Gloria y Profeta.

Desperté, oí:

Al hombre le asusta oír
la palabra “Profeta”.

Y también le asusta oír
que Dios le hable a cualquiera.

¿No será falta de Amor
y por el pecar que tenga?

¿No será que dicen Dios,
sin quererlo a sabiendas?

A sabiendas que no quieren
que este Dios bajara a Tierra.

Yo creo que no es el nombre
de Elegido ni Profeta.

Yo creo que a Dios Lo nombran
como a un objeto cualquiera.

¡Hombres sin saber la fecha
de la ida de esa Tierra!

¡Hombres que caen en manos
de gusanos cuando entierran!

¡Estos hombres no merecen
haber pisado la existencia!

¡Hombres que de Dios les hablan,
y ellos forman condena!

Deberían hacer un pensar,
y un Perdón tal vez oyeran.

El hombre no quiere a Dios,
y Dios al hombre lo deja,
por saber día y segundo
que abandonará la Tierra.


***

Libro 4 - Te Habla al Profeta - Tomo I - C2