viernes, 27 de enero de 2012

"El que quiera a alguien más que a Mí, no es digno de Mí"


En Sueño Profético decían:

El Amor de Dios te hace vivir distinto de cómo vive el que Amor no siente.

El que mucho ama a Dios, le verás cosas raras, le verás cosas raras si comparas la vida del que no ama.

Dijo uno:

El tiempo que Dios vivió de Hombre, el que Lo amaba, Lo buscaba y Lo seguía. Pues a éstos les llamaron locos. Después fue esta palabra interpretada, en buen tiempo, con alegría. Cuando le decían a alguno que tanto amaba al Maestro, “loco”, contestaba de Amor Divino. Esta contestación cortaba palabras.

Dijo el mismo:

Al mismo Dios le dijeron “loco” los que no conocían este Amor, los que no comprendían que fuera Dios, los que no querían que Fuera.

Yo presencié dar un grito diciéndole “loco” cuando dijo estas Palabras al terminar un Sermón en un silencioso campo, que parecían respetarlo árboles, matojos y pájaros. Allí se oía el respirar por mucho que lo ocultaras. Había infinidad de personas. Alguna sí oías su llanto –pero esto cuando ya empezó a andar el Maestro–.

Fue decirle “loco” cuando dijo Dios Hijo:

“El que quiera a alguien más que a Mí, no es digno de Mí. Todo está en mi Padre que habita en los Cielos. Cuando acabe mi Enseñanza, se termina mi tiempo, y ya sólo estoy en mi Reino. Aprended a que soy el mismo Dios que hoy habita en el Cielo”. Aquí fue cuando se oyó a Luzbel querer derrotar a Dios.

Después dijo el Maestro:

“Ha dejado mi Padre que pronunciéis en nombre de los demonios, para que aquí se descubra el que no acepta mis Palabras”.

Desperté, oí:

Si no hay Amor de Dios, no hay Amor Divino.

Y si no hay Amor Divino, no hay comprensión.

Este nombre de “Amor de Locura” es utilizado por muchos Elegidos.

Este fuerte Amor te hace vivir como quiere Dios.

No hay quien ame a Dios y deje su Amor después del amor del hombre.

Pues el Amor de Dios es el que enseña al amor de la Tierra.

Si a Dios no amas, no puedes amar a carne humana.

Éste es querer sin Dios, y ya no va decirle Amor.

La Palabra Amor viene de Dios.

Si a Dios no amas, busca otro nombre, porque el Amor es decir Dios.


***

Libro 4 - Te Habla El Profeta - Tomo I - Pag. 119-120-121