martes, 17 de enero de 2012

Espíritu Raptado


En Sueño Profético decían:

La Comunicación de Dios no falta entre el hombre. A esto el hombre le llama casualidad. La palabra “casualidad” para Dios no existe. Dios no es casualidad, Dios es actuación. Esta actuación, cara a cara tiene con el Profeta cuando le da el Mensaje. Este espíritu, en el Arrobo, siente y ve sin materia. Una vez que este espíritu vuelve a darle vida a la materia que abandonó, vuelve con empape Divino y Mando para hacer obedecer a esta materia. Por eso las Palabras no son de esta materia, y tienen que ser dichas sin tener fallo, sorprendiendo al que las oye y no queriendo aceptar como Profeta.

Desperte y oí:

Si estudias este Sueño, ¿quién crees que habla en el Profeta?

Esto, cada letra tiene un estudio, y cada estudio es una sentencia.

Las Palabras dictadas de Aquí, son distintas de las de ahí.

Éstas son rectas, fuertes. Rectas, con una rectitud balsámica, y con una fuerza arrolladora.

Este bálsamo te inquieta a buscar a Dios.

Y esta fuerza, te separa del pecado.

El que su espíritu no ha sido raptado, ¿cómo va a saber hablar de Aquí, y enseñar con perfección ahí?

AGUSTÍN DE MÓNICA


***

Libro 5 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo I - Pag. 30-31