sábado, 27 de julio de 2013

Amar a Dios es buscar donde digan que allí Él se manifiesta

En Sueño Profético decían:

Se van a aclarar los puntos del que ama a Dios y del que no ama, del que cree en Dios y del que no cree.

Amar a Dios es buscar donde digan que allí Él se manifiesta, en la forma que Él quiera, como Dios que es; y querer que muchos se enteren por altavoz o prensa. Esto es amar a Dios.

Creer en Dios y no Amarlo, oyes de Él Hechos y te molesta. Ya, el que no cree en Dios, ¿cómo va a buscar el Lugar en que Dios se manifiesta? Éste le da risa pinchosa, risa que ves Infierno en boca. Éstos son hombres que ves andar como traje que va en percha, como hoja que cayó, que nadie se ocupa de ella.

Los que creen y no aman, persiguen a Dios en el que Dios se manifiesta. Por eso tiene poco estudio el saber el que a Dios ama.

Amar a Dios es buscar dónde habla. No acudir es negar sus Palabras y hacer ver que crees apariciones y biografías de hombres que, cuando vivieron con materia, Dios los premió haciendo que vieran o que oyeran de este Mundo, donde el hombre, por invento que haga, no puede llegar con materia y ver y oír cosas Sobrenaturales que Dios tiene para el que quiera. Después, Dios es el que elige.

Desperté, oí:

Resumen de este Mensaje,
que te habla de amar a Dios,
de creer y no amarlo,
y de no creer:

Que si amas,
no puedes vivir tranquilo
si dicen: “allí habla Dios”,
si no hay mar por medio.

Que si hay mar
y un barco con pasajeros,
si dispones de billete,
tampoco vives tranquilo.

Pues, ¿cómo llegar disculpa al Cielo
cuando presentes tu espíritu, si dices:
“Señor, quiero Gloria y no Infierno”?

Dios Aquí te da respuesta.

Esto dijo Dios de Hombre:

“Si mis Palabras no quisiste ahí oírlas,
mi Gloria no tiene sitio
para el que Me dio desprecio”.

“Así oiréis mi Voz,
pero no veréis mi Cuerpo”.

“Porque Aquí no hablan los hombres”.

“Es todo Mando del Cielo”.

“Que el Mando es el mismo Dios”.

“Que sale de Dios Espíritu
y de Dios con Cuerpo”.



***


Libro 17 - Investigaciones a La Verdad - Tomo II - Pag. 179-180-181