lunes, 17 de marzo de 2014

Querer o Permitir

En Sueño Profético decían:

Compara el hombre el Permitir de Dios con el Querer de Dios. Y si esto lo analizara, le daría la respuesta en muchas cosas que ve, que pareciendo iguales, va grande la diferencia de Querer o Permitir.

Dijo uno:

Hay “Permitir” de Dios que son de tal Enseñanza, que más te acercas a Dios. Esto el que ama; el que sólo cree, hay momentos que se avergüenza.

El Permitir de Dios puede ser: derrumbar casa para hacer otra mejor. Esto se llama Permitir para Enseñanza.

Luego está el otro Permitir: deja Libertad y no obliga a que Lo quieran. Esto no quiere Dios que tú no lo quieras. Pero si te obligara, ya era querer por fuerza, y aquí no hay Amor Eterno, Amor de Gloria.

Esto sería amor de Tierra, corto y sucio, cuando a Dios este amor no lleva.

Desperté, oí:

Todo lo que pasa,
por ser mundo temporal de materia,
si no es del agrado del hombre,
culpan a Dios.

Y en todo el mal que hace el hombre,
sin respetar la Palabra de Dios,
no le oyes:

“Señor, ¿por qué no me castigas?

¿Por qué me consientes
que tenga abundancia para derrochar
y otros mueran de hambre?

¿Por qué no me mandas castigo
por quemar dinero
para matar a los hombres?

¿Por qué me dejas que viva
no enseñando y negando tu Existencia?

¿Por qué no niegas la luz
y haces temblar la Tierra?

Y ya, acaba este mundo
con fuego, con agua o piedra”.

Con una grande sequía,
que el agua quedara quieta,
verían montones de muertos
sin solución en la Tierra.

Querer de Dios es la muerte,
cuando del Cielo te llega.

Y entonces es cuando ves
si ama a Dios aquel que queda.


***

Libro 18 - Dios No Quiere, Permite - Tomo III - Pág. 164-165-166