jueves, 20 de marzo de 2014

“Tus palabras sean gratis y tus Escritos pagados”

En Sueño Profético hablaban mucho de publicar. Decían:

“El Libro tiene que ser publicado desde el principio que ella vio y sintió la Llamada del Maestro. Todo en el orden que empezó. Esto dará facilidad para conocer lo que es de Dios o del hombre. Esta Publicación tiene que ser vendida y, por consiguiente, pagada. Y este ingreso es el que a ti te dará abasto para cuanto necesites en aumento para tus necesitados y pudiendo aumentar el número de beneficiados en este salario, cubriendo los gastos necesarios para tu actuación ante el hombre. Tus palabras sean gratis y tus Escritos pagados”.

Desperté, oí:

Estos Escritos que los paguen, los lean y alaben a Dios.

Si fueran al precio de su valor, no habría caudal para pagarlos.

Y si no fuera Palabra de Dios, no todos la entenderían.

Estas Palabras son comprendidas en quien mucho ama.

El Amor se entiende sin sonido de palabras y aquí ¡hasta hay palabras!

Alaba a Dios en público y no te tapes para ofenderlo.

Si en público Lo alabas, hablas ya desde su Gloria.

Y si a escondidas Lo ofendes, Él antes te vio.

AGUSTÍN DE MÓNICA


***

Libro 12 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo II - Pág. 43-44