jueves, 17 de marzo de 2016

El espíritu sin cuerpo

En Sueño Profético hablaban del espíritu con cuerpo y del espíritu sin cuerpo. Hablaban de la ignorancia del hombre que no cree en el espíritu. Que no creer en el espíritu es no creer en Dios. Decían:

El espíritu sin cuerpo tiene más poder que cuando lleva cuerpo. El espíritu sin cuerpo llega a donde no puede llegar cuando lleva cuerpo. Esto, lo mismo el espíritu malo que el bueno.

El cuerpo es vivienda del mal o del bien. Por eso, sin creer en Dios, no puedes ser hombre bueno. Es cuerpo que cumple unas leyes que pone el hombre. Pero puede cumplirlas el cuerpo y el espíritu ser rebelde al Mando de Dios. Que esta rebeldía la sabe el hombre, pero sigue diciendo: “es hombre bueno”.

Este hombre lleva espíritu con mando satánico. Pero su espíritu no puede hacer como el espíritu que es de Dios, que su Amor a Dios sale fuera del cuerpo y todos ven el bien sin ocultarlo. El espíritu que es de Dios no guarda nada en el cuerpo. Éste va repartiendo Amor, bondad y perdón.

El espíritu que no es de Dios guarda lo malo que el hombre puede condenarle, y es bueno para el hombre, pero está apartado de Dios.

Desperté, oí:

Un espíritu sin cuerpo trae Dios a su Gloria, y el cuerpo queda inservible.

Un espíritu diabólico vive en un hombre “bueno” que no acepta la Palabra de Dios.

Que no acepta, y al no aceptar, no puede ser hombre bueno en este Mundo de Dios.

El espíritu le puede al cuerpo.

Cuando el espíritu es de Dios, ves las obras.

Cuando no es de Dios, son actuaciones falsas, que las premia otro que no es de Dios.

Que este espíritu guarda maldad y no puede presentarlo todo como el espíritu de Dios.

Quita la palabra “bueno” donde no veas nombrar a Dios, en todo, lo primero.

Nombrarlo y practicar lo que Él hizo cuando bajó a la Tierra desde el Cielo.


***

Libro 18 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo III - C6