viernes, 11 de marzo de 2016

Teología, Santa Palabra de Dios

En Sueño Profético hablaban de Teología. Decían:

Teología, Santa Palabra de Dios.

Teología, centro de donde sale el principio y el fin del espíritu.

Teología, árbol que nunca dejará de crecer para aquél que mire el árbol. Perfume que no acaba mientras olfato no falte.

Teología, palabra que enseña el Camino de la Gloria.

Teología dicha con acción: El hombre deja el fusil cambiándolo por abrazo y odiando “cómo aquél piensa y cómo pensaba yo”.

Teología, raíz del espíritu. El cuerpo son las hojas que, tarde o temprano, el otoño les llega. Que lo tarde es segundos si lo comparas con lo Eterno.

Teología es respetar la Palabra de Dios y tener siempre sus hechos cuando de Hombre vivió.

Teología es salvación o perdición del hombre. Salvación para todo el que la oiga y la ponga en practica. Y perdición para el que la emplee mal y la enseñe apartando de Dios, como enseñanza mundana para aumentar el número de pecadores.

Desperté, oí:
Qué Teología más pura mandan teólogos a la Tierra. Que a aquél que sea de Dios como alimento le llega.

Son Palabras que dan vida.

Ya lo dijo Él en la Tierra.

Su Palabra se hizo pan, Cuerpo de Cristo, y su Sangre la ofreció para el que quiso Seguirlo.

Esto es Teología, sin buscarle más caminos.

Que Teología es enseñar por su Camino, sin querer poner cambio a todo lo que Él ya dijo.

Que dijo y que está diciendo, porque el ayer y el mañana es del hombre, no del Cielo.


***

Libro 67 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo VII