jueves, 10 de marzo de 2016

Si crees en Dios, ni ocultas ni niegas

En Sueño Profético decían:

Si crees en Dios, que está Vivo,
¿cómo puedes cerrarle las puertas?,
si con llave y sin llave,
es Dios el que está dentro o fuera.

Si crees en Dios, que está Vivo,
tú no puedes cerrarle las puertas.

Tú Le dirás:

“¡Dios mío,
tuyo es lo que a mí me dejas!
¡Perdóname si he dejado
que Tú llames a mi puerta
sabiendo que eres el Dueño!”.

Si crees en Dios, que está Vivo,
tú en la calle Lo esperas.

Dijo uno:

Esto que se dicta no son sentencias:

Hombre con capital,
que deje estos Escritos ocultos
por guardar su capital,
que se cuente fuera de esta Gloria.

Que nos mandan que quede escrito
para el día de su publicación.

Haces más pecado guardando estos Mensajes,
que si tiras comida y mueren de hambre.

El que muere de hambre
tiene luego otra Vida,
porque eso es matar carne.

Pero el que pierde el espíritu
por falta de Dios hablarle,
¡qué responsable se hace
el que a Dios cerró la puerta
y no dio publicidad a esta Grandeza!

No ocultes el decir
todo lo que tienes escrito
que en arrobo han dicho Aquí;
y que el que tiene de sobra,
se niega a darle a Dios
lo que el día de su muerte
tiene que dejar por fuerza
para que otros lo cojan.

¡Hombres que podrían servirle a Dios
y le niegan su servicio!

¡Hombres que ponen a Dios
cuando tienen un apuro,
y cuando creen que pasó,
a Dios dejan en olvido!

Tú no ocultes petición
donde a Dios Le negaron
lo que Dios les está dejando
mientras los vean andando.

Desperté, oí:

Si crees en Dios,
ni ocultas ni niegas.

Si crees en Dios,
te viene el pensar:

“Yo soy responsable
de que nadie sepa
lo que escrito hay”.

Si crees en Dios,
irás a buscarle, diciendo:

“Perdón,
debía haberlo hecho
antes de negarte”.

Da testimonio falso el decir:
“quiero a Dios”, y negarle.

Si el hombre pensara en Dios,
el pensar lo haría cobarde.


***

Libro 16 - Dios No Quiere, Permite - Tomo II - C7