sábado, 16 de abril de 2016

El adelanto del hombre

En Sueño Profético decían:

Aprende a conocer lo que no es de Dios, y enseña a que a Él Lo quieran; que las demás enseñanzas son sólo para la materia; y con el maldito adelanto, el hombre no lo enseña.

El adelanto del hombre, a Dios Le ha formado la guerra, y entre las familias ha puesto grandes fronteras.

La cultura está sirviendo para emborronar conciencias y enterrar sentimientos. Y ya, oigas lo que oigas y veas lo que veas, quedarás tranquilo, sin que sientas lástima ni digas: “¡Dios mío!”. Lo ves tan normal, que ya lo bien hecho te resulta mal.

Dijo uno:

El hombre ha querido hacer un invento y transformar el mundo; que a veces da miedo ese desafío. Ha puesto adelanto el verse desnudos; que hasta el animal vería que está sorprendido, si pudiera hablar. El hombre, su adelanto lo está practicando, y del mismo hombre no se está fiando. Cultura no va, a poner cerraduras cada día más. Cultura no va a que hablen del crimen sin ver en los ojos lágrimas asomar, y a que el mismo hombre fabrique en envases pólvora para matar a los hombres.

Desperté, oí:

Se podría decir cultura
a cumplir las Leyes de Dios
sin miedo y con alegría.

Se podría decir cultura
cuando no se fabricaran armamentos
para arrebatar la vida.

Cuando el hambre no existiera,
sería señal de cultura.

Cuando el mundo se enlutara
cuando hubiera un asesino.

La palabra cultura
tiene el hombre que cumplirla,
o que le quite este nombre.

Porque cultura sin Dios,
viendo normal el crimen,
la guerra y el adulterio,
es fiera sin domador.

Que por donde vaya, destroza,
lo chico y lo mayor.


***

Libro 16 - Dios No Quiere, Permite - Tomo II - C6