jueves, 21 de abril de 2016

Lo de Dios tiene grande diferencia

En Sueño Profético decían:

Si buscas Amor de Dios, el Amor de Dios no te deja. Si quieres hacer el bien seguro que a Dios contentas. Si piensas en esta Vida esa poco te interesa, te interesa para ganar Ésta. El que a Dios no ama dice que le cuesta trabajo dejar los placeres que el pecado pone a cuestas.

Dijo uno:

Si el hombre anduviera pensando: “yo tengo que darle a Dios mis cuentas”, no ensuciaría la hoja con el mal que ahí hiciera. Son pocos los que toman esa vida pensando en Ésta. El que así lo piense, que viva seguro de que no peca. Todos los pecados son por olvidar esta Vida Eterna, por no decir: “Lo de Dios tiene grande diferencia”.

Llevan caminos diferentes el que vive amando a Dios y el que Lo desprecia. El que Lo desprecia tiene vida de agobio por el ansia de querer lo que otro cuerpo desprecia cuando ya se ve caído por al atracción de la Tierra. Que la Tierra te reclama que le dejes el cuerpo, en enfermedad o vejez, cuando se cumpla tu tiempo que ya trajiste al nacer. El que lleva el Camino de Dios desconoce el agobio y vive tranquilidad, y a todo le da reposo para que no falte la Paz.

Dijo otro:

La Paz es un personaje que no admite alboroto una vez que se presenta, porque Paz te dice Dios.

Desperté, oí:

Donde veas alboroto de espíritu piensa que de ahí Dios se aleja.

Donde busquen el Amor de Dios Él hará que vivan su Presencia.

El que tenga mucho apego a las cosas de la Tierra difícil tiene ganar el Cielo.

El que peque queriendo pecar hace doble pecado.

El que las cosas de la Tierra las abandona, por cumplir las del Cielo, es el que está seguro de que a Dios quiere Lo primero.

Teniendo este pensar Él te tiene en su recuerdo y cuando Le pidas Él te da.


***

Libro 67 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo VII