miércoles, 6 de julio de 2016

Adornos de pudor

En Sueño Profético hablaban del Amor de Dios. Decían que el que sentía este Amor ya no podía ocultarlo, ni en sus palabras, ni en su presencia, ni en el responder cuando le llegan sufrimientos o negando lo que el adelanto ponga diciendo: “Esto, viviendo la vida de cristiano, no es malo: que tú no cumplas la Ley de Dios y sí la ley de los espíritus satánicos”.

Que esta ley la han puesto uniendo carne que Dios unió y diciendo que estarán unidos hasta que la muerte los separe. Pues con estas palabras, los unen todas las veces que quieran, rompiendo la carne y uniéndolos a otro, con su traje blanco y adornos de pudor. Que el pudor lo han cambiado por la prostitución cuando hacen lo que Dios retira de su Gloria, porque el pecado público es el peor de los pecados.

Ya dijo un espíritu de la Gloria:

Se cambia el dictado con el Mando de Dios.

El que canta estos Mensajes que siga buscando caminos para formar grande escándalo, ya que aquí está la Palabra de Dios. Esto hoy no puede decir nadie “yo estoy como dicen estos Mensajes”.

Dicen que diga cómo, la carne que Dios me unió, estaba en su despacho con su cuerpo como cuando vivía, que hoy lo ves Eterno, que es el espíritu. Estaba copiando los Mensajes, como cuando vivía el cuerpo, y decía:

     - Ana cuídate, cuídate, que tu cuerpo le hace falta a tu espíritu para la Obra que haces en el Prójimo, con el Mando de Dios.

La carne que Dios me unió no me falta un momento de mi pensamiento.

Desperté, oí:

Oyendo estos Mensajes ya no sé cómo puedo estar sin cundirlos, dando escándalo.

Estando diciendo estas palabras, dijo un espíritu de la Gloria:

La Presentación de los Libros y también de las cintas, que pronto den la noticia.

Dicen que pronto les diga que la Presentación de los Libros y las cintas van a dar escándalo.

La habitación estaba con los Humos Divinos y unos niños, con alas en la espalda (que sus cuerpos no vivían pero ellos estaban vivos en la Gloria), buscaban a otros niños.


***

Libro 65 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo V