miércoles, 13 de julio de 2016

El Libro de mi Dios

En Sueño Profético hablaba Teresa de Ávila. Decía:

Amando: buscas, encuentras. Y cuando encuentras, lloras. Lloras por el tiempo que no buscaste, por el tiempo que viviste sin poder hablar de este Amor, por el tiempo que no sentiste esta Grandeza de Dios.

Yo tropecé con personas
que les habían hablado de mí
y no quisieron creerlo,
hasta que al venir a mí,
me notaron algo extraño,
extraño que al referir,
veían algo en sus ojos
de cariño hacia mí.

Un día, me dijo una:
Teresa, ¿tú qué me has dado,
que ni marido ni hijos
me retiran de tu lado?

Yo soltaba mi sonrisa,
risa de agradar a Dios,
y sacaba mis apuntes,
que guardados en mi corazón,
luego yo ya los pasaba
en el Libro de mi Dios.

Cada renglón que leía,
me lo querían copiar,
pero mi Dios me decía:
Teresa, hasta publicar,
guarda las Palabras mías
”.

Yo tenía la obediencia,
por Amor, más que por Dios,
por saber que Él me buscaba
porque Amor Le tenía yo,
un Amor sin entenderlo
aquel que nunca a Él amó.
Porque ya, sí ten seguro
que a todo el que ame a este Dios,
Él lo dejará en éxtasis,
y tendrá comunicación
para que hablen de su Gloria
como se habla de todo.   

Desperté, oí:

Qué contento me venía
cuando oía estas palabras:
“Teresa, ¿tú qué me has dado,
que ni marido ni hijos
me retiran de tu lado?”.

Yo creo que mi Dios me hacía esto
para achicar el sufrimiento
que mis oídos oían
dentro y fuera del convento.

Cuántas veces mi contento
se me convertía en llanto,
llanto por el sufrimiento.

Llanto que no justifica
el decir: “me habla Dios”.

Llanto que brota más hondo
que dentro del corazón,
corazón que se alborota
por defender a este Dios.

Defensa que tú no haces,
porque tuya no es la Voz.

Al hablar, decir y explicar
lo que hace este Dios contigo,
se postrarán a tus pies
y te saldrán enemigos.

¡Ay Dios, que al hombre dejas
que Te maltrate o Te quiera!
¡Ay Dios, que guardas Amor
para aquel que tu Amor lo quiera!

Yo lloro por el que tu Amor
Tú le das y él desprecia.

TERESA DE ÁVILA


***

Libro 5 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo I - C6