domingo, 10 de julio de 2016

Libros con nombre “Sagrados”

En Sueño Profético hablaban de los espíritus que no están con Dios. Éstos son los que persiguen su Palabra, ponen difícil el camino e intentan ensuciar la obra que hace el que está entregado a Dios, a su Palabra y a su Mando; al que todo ve redondo, aunque todos vean cuadrado.

Hablaban de Libros Sagrados, de sitios que mucho desean saber de Dios Vivo.

Hablaban del poco saber del hombre en lo Divino, y de la mucha maldad en lo que va en contra del Cielo.

Repetían mucho:

¡Dios, Poder poderoso, que levanta su Brazo y anula demonios!

¡Dios, que no teme al mundo para cundir su Palabra, dicha en arrobo al espíritu, y después, con su Mando, llevada en Libros!

¡Libros con nombre “Sagrados”, por no poner ningún texto ni frase del hombre!

¡Libros que conocen al mundo, y el mundo tiene que conocerlos a ellos!

¡Libros, que nadie puede presentar un caso tan grandioso y sorprendente como esta serie dictada por Dios en su misma Gloria!

Desperté, oí:

¡Cuánto ha batallado el hombre
para que esto no se cundiera!

Que aunque veas al hombre,
el demonio es el que lo lleva.

Pero el Brazo de Dios,
al mundo en pluma lo deja.

No temas nada del hombre,
por poderoso que sea,
en querer a Dios callarle.

Que sólo el Brazo de Dios,
en sequía deja los mares,
y a la Tierra le manda
que el movimiento no pare.

Pues si Dios es todo esto,
¿cómo va a dejar al hombre
que detenga al que Él mande?

¡Cómo comprender el hombre
que este escándalo se calle?

Ni se calla, ni se acaba,
mientras viva espíritu en carne.

Y todo lo que se oponga,
es querer fuego al mar darle.

El Mando de Dios no cuenta
con el mando que dé el hombre.

El Mando manda al Amor,
a la fuerza, si Dios quiere.


***

Libro 16 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C1