viernes, 13 de diciembre de 2013

Caridad por Dios

En Sueño Profético decían:

No hay mejor prueba de Amor a Dios, que hacer caridad por Dios. La caridad que se hace por Dios, pocas veces es reconocida por el que recibe esta caridad; por eso, muchos empiezan y pocos siguen. La caridad exige mucho Amor a Dios.

Estas palabras fueron dichas a Juan de Dios cuando salía de casa de un enfermo que tenía su cuerpo todo lleno de llagas. Dice, que fue salir de casa del enfermo y encontrarse con un familiar de éste, que iba por el mismo camino de Juan. Siguieron andando, y al pasar por casa de este familiar, quiso Juan lavarse las manos, ya que las tenía un poco llenas del ungüento que le había puesto por todo el cuerpo al enfermo. Entró, y la mujer de este familiar le dijo:

   –Toma, lávate aquí en esta palangana, y sécate en este trapo, que esto lo tengo guardado de cuando venías a curar a mi padre. Yo soy escrupulosa, y no he querido hacer uso de esto; he tenido muchas veces idea de tirarlo, pero pensé, que podría ser que vinieras a ver a otro que cayera enfermo, y te sirviera.

Ésta era hermana del que venía de curar. Juan llamó a Dios y no devolvió palabras; sacó su pañuelo, que aún no había desdoblado, y se secó.

Dijo:

   –No es por las palabras, es que puede que me haga falta antes de que se seque.

Salió Juan de Dios, y otra vez a Dios llama, y secándose sus lágrimas dijo:

   –Señor, que todo lo que me hagan sea para más acercarme a Ti.

De estas escenas, a Juan, le abundaban.

Yo vi un día a uno que fue Juan a saludarlo, y se guardó su mano diciendo:

   –Yo muchas veces te veo y quiero saludarte, pero estarás tan impregnado de tanto enfermo y tanta suciedad, que me repugna tu roce.

Desperté, oí:

La caridad que siempre es igual,
es la del que Dios lo trae y lo lleva.

La caridad es Amor
y ansiedad que no te deja,
porque en esta caridad,
seguro Dios se presenta.

Se presenta y te da
otro caso donde Él te lleva,
aunque el hombre juzgue mal.

La caridad de la Tierra,
ésta siempre cansará.

Voy a aclarar las dos:
la que veas que siempre dura,
por mucho que le pasó,
no es caridad de Tierra,
ésta es Caridad de Dios.

La que veas hoy muy subida
y mañana terminó,
puedes decir:
“esta caridad es del hombre,
que Dios Libertad dejó”.

Que Dios deja Libertad
al que vive como hombre,
que usa de la maldad,
y si aparece Dios, se esconde.

Hay veces que vas a hacer caridad,
y te responden con un cambio sin Amor,
que es el Escrito de hoy,
que cuentan de Juan de Dios.


***


Libro 9 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo I