sábado, 7 de diciembre de 2013

Nunca quedará este Dios oculto para el que quiera

En Sueño Profético decían:

Si lees detenidamente lo que Dios Hombre dejó escrito, y lo que escribió el que Lo conoció y Lo amó, verás todo sin cambio, donde no falte tu Amor y respeto a su Mando.

Él siempre es Dios: cuando no Lo habían visto de Hombre, cuando de Hombre vivió, y ahora que se habla de Dios.

Pues antes de bajar a la Tierra, ya tiene persecución; persecución de sus Palabras cuando las manda a la Tierra. Cuando se hace Hombre, Lo calumnian, Lo persiguen, pero Él siempre es Dios. Le censuran la pobreza, pero Le resalta el Dios. Lo ven entrar en los mesones, pero primero iba el Dios. Habla con los pecadores que van buscando el Perdón, y censuran su amistad cuando por familia coge al que dejó de pecar.

Desperté, oí:

Nunca quedará este Dios
oculto para el que quiera.

Aunque el hombre haga juicio,
cada uno a su manera.

Siempre verás es Dios,
si comparas hechos y respuestas.

Hechos que el hombre le hace,
y respuestas que Dios deja
porque Dios ya va delante.

Estos Escritos, no pueden
dudar que de Aquí no sean,
porque Dios se deja ver
para todo el que los lea.

Si Dios no fuera delante,
cuando elige ahí en la Tierra,
el hombre no se frenaba,
porque le gana a la fiera.

Todo es porque el pecado
le manda a su materia.


***

Libro 16 - Dios No Quiere, Permite - Tomo II - Pág. 8-9