domingo, 29 de diciembre de 2013

Silencio y Poder

En Sueño Profético se oía la Voz de Dios Hijo con estas Palabras:

“Si creyeran en Mí, nada de mi Gloria extrañaba”.

“El hombre cree en el mar, y la ola no le extraña”.

“Son pocos a los que les llegan mis Palabras y obedecen sin que Me vean con Cuerpo”.

“Yo soy el mismo Dios, sin contar tiempos”.

“Aunque escrito está: “Dios Hijo y Dios Padre”, Yo estoy en el Padre, y ya es un solo Dios”.


Desperté, oí:

Era silencio y Poder
lo que estas Palabras daban
al oírlas en la Gloria.

¡El Mando de Dios es Dios!

Aquí ha sido Dios sin Mando.

Son sus Palabras
sin haber pasado tiempos.

¿Cómo el hombre no ve claro
que todo lo que es de Dios
jamás puede tener cambio?

La ola y el mar
son por Dios nombrados
para que el hombre piense
que si en Él creyera,
nada sería extraño.

Creer es buscar,
obedecer y dar gracias
por haber encontrado.

Y ya, este encuentro
te hace el amarlo.

Y nunca te entrará duda
cuando oigas a Dios nombrarlo.


***

Libro 20 - La Palabra del Creador - Tomo II - Pág. 136-137