jueves, 13 de noviembre de 2014

El comportamiento del hombre con Dios

En Sueño Profético hablaban del comportamiento del hombre con Dios, sabiendo que Dios es Único y Poderoso.

Nombraban a hombres de la Tierra con cargo y mando, y a su mando se cuadraban y daban reverencia.

También nombraban a aquél que facilitó algo que tú no tenías y lo tenías en tu memoria puesto en primera fila.

Era querer y cumplir, dándole grande importancia a las cosas materiales, sin reconocer que lo de Dios debe ser lo primero, y hacer este pensar:

“¿Quién deja mi respirar para que viva mi cuerpo? ¿Quién me puede dar las fuerzas cuando llega el sufrimiento? ¿Quién pudo tenerme lástima cuando hice lo mal hecho y mis rodillas las doble pidiendo Perdón al Cielo?”.

Si esto pensara el hombre, pondría a Dios primero. Luego, que piense en la muerte de su cuerpo: ya no puede darle nada para su espíritu, para entrarlo en el Cielo.

Pues a pesar de todo esto, el hombre sigue valorando la Tierra y despreciando el Cielo.

Desperté, oí:

El hombre se pone enfermo,
enfermedad de cuidado,
y cuando ya lo ven bueno,
oye las palabras:
medicamento o cirujano.

Al hombre le extraña
que Dios su petición no conceda.

Y no le extraña
que el hombre a Dios no quiera.

El hombre, mayoría de veces,
hace con agrado la reverencia en la Tierra.

Y al que le da todo,
no mira ni reverencia.

El Nombre de Dios lo oyes,
casi siempre, pidiendo cuentas.

Si Dios no fuera Dios,
nada más que Poderoso,
el hombre Lo buscaría.

Dios es Amor, Caridad
y refugio de tu espíritu
para una Eternidad.

Si Dios se apartara el Dios
y su Poder a la Tierra mandara,
un segundo sería mucho
para que el mundo acabara.

Piensa si es creer en Dios
no obedecer sus Palabras.


***

Libro 20 - La Palabra del Creador - Tomo II - C6