jueves, 27 de noviembre de 2014

No hacen falta las palabras cuando se cree en Dios y se ama

En Sueño Profético decían:

Cuando se cree en Dios y se ama no hacen falta las palabras, porque tu acción va dando lo que siente tu espíritu y vas pensando en la Gloria para cuando te llame Dios. Porque la llamada es muerte de cuerpo y Vida Eterna de espíritu, como éstos a los que, en la Gloria, Dios les da el Mando.

Sigue el espíritu de la Gloria:

Mandan que aclare las palabras que han dicho, que son éstas: “No hacen falta las palabras cuando se cree en Dios y se ama”. Las palabras no hacen falta para decir que Lo amas porque tu vida se ve que de la Tierra no es por la entrega que tienes al Prójimo, pero para enseñar de la Vida Eterna sí hacen falta. Y si tu vida va dando ejemplo ya no hace falta decir “yo hago esto porque a Dios amo”.

Estas palabras “Amor a Dios” son el mayor alimento para el espíritu y para el cuerpo. Porque en el pensar que te llegue de sufrir, el Amor de Dios se pone delante y ya este sentir de alegría no puede ocultarse, porque es alegría que no la siente el que a Dios no ame.

Decían que el que esté al lado de este Elegido no puede ocultar el cambio que su vida ha dado. Que al que lo conocía antes de estar aquí le hace pensar caminos falsos.

Desperté, oí:

Tan pronto como estén los prólogos de los Obispos que salgan otros cuatro nuevos Libros.

Dicen en la Gloria que esto va a hacer que pidan perdón para que sean perdonados los que tenían Esto olvidado.

Que éstos no pueden decir que un caso como éste hoy lo hay.

Tan sólo pensando estas palabras deberían buscar donde Dios está hablando para que el Mundo enterrara el pecado, que el adelanto lo ha puesto como grande asignatura, diciendo: “Los tiempos han cambiado”.


***

Libro 65 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo V